Mis amigos los murciélagos: la investigación, la educación, la participación comunitaria y los esfuerzos de conservación en México y los Estados Unidos están disipando el estigma que tradicionalmente ha rodeado a estas misteriosas e incomprendidas criaturas

Citation metadata

Author: Chris Hardman
Date: January-February 2010
From: Américas(Vol. 62, Issue 1)
Publisher: Organization of American States
Document Type: Article
Length: 2,628 words

Document controls

Main content

Article Preview :

[ILUSTRACIÓN OMITIR]

En las clases de todo el norte de México, los alumnos cantan a Marcelo el Murciélago. Del otro lado de la frontera, en el sur de los Estados Unidos, los estudiantes son devotos de Frankie, el murciélago brasileño de cola libre. Los dos murciélagos viven en ambos países: pasan el invierno en México y el verano en los Estados Unidos, y aunque contribuyen notablemente a la economía agrícola de los dos países, su presencia desata acalorados debates y en algunos casos violencia. Lo que muchos adultos todavía tienen que aprender, sin embargo, los chicos de las escuelas ya lo saben: los murciélagos constituyen una parte esencial del medio ambiente, que benefician directamente a los seres humanos. Son los silenciosos colaboradores de los agricultores, polinizando los cultivos comerciales y controlando las plagas.

Marcelo es producto de la imaginación de Laura Navarro, coordinadora de educación de la organización no gubernamental Programa para la Conservación de los Muciélagos en México (PCMM). Con su libro bilingüe para niños que muestra a Marcelo, el murciélago afable, la autora desafía las supersticiones y los mitos mexicanos que representan a los murciélagos como los pacíficos mamíferos familiares que son. Porque Laura Navarro cree que los niños aprenden mejor cuando guardan una relación emocional con un sujeto, trata a los murciélagos como una especie de mascota y escribe atractivas historias sobre ellos. <<Creo que la información no es la [única] forma de lograr el cambio. Hay que calar más profundo>>, explica.

La cultura popular en México --como en otros países de las Américas-- representa a los murciélagos como vampiros que chupan la sangre de los inocentes mientras duermen. En el pasado, el temor a estas misteriosas criaturas nocturnas hizo que la gente quemara o dinamitara las cuevas en las que descansan, matando millones de ellos. <<Eran lo mismo en todas partes>>, explica Navarro. <<La gente creía que eran vampiros>>. La falta de comprensión y la consiguiente violencia hizo que Rodrigo Medellín, el principal científico especializado en murciélagos de México, fundara la PCMM en 1994. <<Cuando se empieza a trabajar con algo como los murciélagos, que tienen una injusta mala reputación que no merecen, es preciso empezar a mejorar la imagen de los murciélagos>>, dice Medellín. Como profesor del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Medellín posee los conocimientos y los antecedentes para desarrollar programas educativos destinados a cambiar la imagen que los mexicanos tienen de los murciélagos.

Para implementar su estrategia de conservación a través de la educación, los programas de la PCMM empiezan en las escuelas y luego se extienden al resto de la comunidad. A lo largo de los años, la PCMM ha trabajado con alrededor del 70 por ciento de las comunidades situadas cerca de unas 22 de las más importantes cuevas de murciélagos de México. Los murciélagos son animales que viven en cuevas y que solo salen de noche --a la mayor parte de la gente les resulta difícil verlos-- y en consecuencia, los seres humanos saben...

Source Citation

Source Citation   

Gale Document Number: GALE|A216180725